El infarto, diferente en hombres y mujeres

Las enfermedades cardiovasculares se cobran un 17,3 millones de vidas al año, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Sentir un dolor que se extiende en el brazo, falta de aliento o sudoración son algunos de los síntomas del infarto de miocardio conocidos de forma generalizada por la población. Pero no es así como se manifiesta en todos los casos. Las mujeres sufren diferentes avisos que indican que están sufriendo un infarto de miocardio. El  desconocimiento de estos síntomas provoca que la tasa de mortalidad sea más alta en mujeres que en hombres.

En mujeres, estas patologías son la primera causa de muerte de todo el mundo, antes que el cáncer, como se cree comúnmente. Localizar estos avisos que da el cuerpo es necesario para reducir el número de muertes por esta causa: una detección temprana favorece el acceso a una atención especializada, y reduce las posibilidades de que la paciente muera.

En general, los ataques al corazón se caracterizan por una presión o dolor en el pecho, que las mujeres pueden sentir de forma más aguda o no. Los síntomas del infarto de miocardio se extienden por todo el cuerpo de forma generalizada. De ellos, los más característicos son la falta de aliento, las nauseas o los vómitos, las molestias en el cuello que se extienden hasta la mandíbula, dolor en los hombros, la espalda y el abdomen, la sudoración, la indigestión, sentir mareos o confusión y  tener una sensación de cansancio intenso.

En este vídeo promocional del Miami South Center explican de forma clara y concisa los síntomas:

Las mujeres sufren infartos a una edad más tardía que los hombres. Se debe a que las hormonas femeninas las protegen de sufrir ataques cardíacos u otras patologías cardiovasculares, que suelen aparecer a partir de los 60 años o más con la llegada de la menopausia.

Para reducir los riesgos de padecer estos ataques es necesario evitar en sedentarismo, no fumar y mantener siempre un peso adecuado. Alimentarse bien, con productos frescos y sin procesar es muy importante para prevenir esta patología. Entre los grupos de riesgo deben tener especial cuidado las mujeres diabéticas, las que tomen la píldora anticonceptiva, aquellas que sufran estrés,  que tengan colesterol alto o que padezcan hipertensión arterial.

Acerca de bmartin1988

Licenciada en Periodismo. Máster en Comunicación y Salud. Investigo sobre redes sociales y cada vez quiero saber más sobre la comunicación sanitaria y de la salud. Busco trabajo. Mientras tanto, sacó adelante Saludario, un programa de salud en Radio Enlace.
Esta entrada fue publicada en Pacientes y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s